Consistencia adecuada en los diferentes tipos de disfagia

Disfagia fase preparatoria – fase oral

Cuando las dificultades se centran en el momento que el alimento es introducido en la boca hablamos de disfagia en la fase preparatoria u oral. La incapacidad del cierre labial, la disminución de la movilidad, de la coordinación o de la fuerza de la lengua, son las principales causas de la alteración de la deglución en esta fase, junto con el retraso en el disparo del reflejo deglutorio. Esto provocará:

  • Que el bolo caiga fuera de la boca.
  • Que la comida quede quieta en la cavidad oral y se vaya acumulando.
  • Que el alimento se pegue la lengua o en el paladar.
  • Que se almacenen restos de comida en los surcos laterales (entre mejilla y encía) o en el anterior (labio inferior y encía).
  • Que no se pueda masticar al no ser capaz de lateralizar el bolo.
  • Que no se pueda propulsar la comida hacía la faríngea.

En este tipo de disfagia hay una mayor dificultad en el manejo del alimento sólido, por lo que variaremos la consistencia desde un sólido normal a un sólido molido según el grado de severidad de la disfagia. Será necesario espesar o no los líquidos dependiendo del caso.

Disfagia faríngea

Cuando se produce la dificultad en lograr el vaciamiento faríngeo, hablamos de disfagia faríngea. Puede provocar:

  • Atragantamiento: cuando el alimento queda encima de las cuerdas vocales,
  • Broncoaspiración: cuando este entra en la vía respiratoria (debajo de las cuerdas vocales)
  • Regurgitación nasal: por una incompetencia del esfínter velo-faríngeo.

En este caso los sólidos son una consistencia de difícil manejo, si la disfagia es leve o moderada su manejo deberá ser en textura blanda o molida. Los líquidos deben de ser espesados, puesto que no existe impedimento para que el material entre en la vía aérea, provocando así consecuencias más graves.

Disfagia esofágica

Esta disfagia es producida a nivel esofágico, producida por una alteración de los movimientos peristálticos del mismo.

Bibliografía:

  • H. Bascuñana Ambrós y S. Gélvez Koslowski. Tratamiento de la disfagia orofaríngea. Rehabilitación (Madr) 2003;37(1):40-54.
  • H. Cámpora, A. Falduti, Evaluación y tratamiento de las alteraciones de la deglución. Rev Am Med Resp 2012; 3: 98-107
Comparte