En este apartado os queremos dar ideas de recetas fáciles para poder hacer en casa, y así poder salir de la rutina de los típicos purés, ya que estos, no suelen mantener las propiedades organolépticas de los alimentos.  Sus colores son poco atractivos y no permiten distinguir los sabores de los distintos componentes y, a la vez, su aroma no suele resultar apetecible.

En la presentación de los platos intentamos mantener los ingredientes separados con el fin de hacerlos más palatables, es decir, que la hora de la comida siga siendo un placer para el paciente.

Todas las recetas son de fácil elaboración (utilizando únicamente una batidora de brazo) y con ingredientes cotidianos. El objetivo es adaptar la cocina tradicional al paciente con disfagia (en esta entrada os hablamos de las características de la dieta adaptada).

Comparte